martes, 1 de diciembre de 2015

ECONOMÍA


Plataforma Electoral de la Izquierda Reformista

César Risso

CUÁL ES EL CARÁCTER DE CLASE de las propuestas del Frente Amplio y de Unidad Democrática.

        Se entiende que la intención del Frente Amplio y de Unidad Democrática es que sus propuestas sirvan de base de discusión para la unidad de las tendencias de izquierda en la contienda electoral y, alternativamente, para la unidad del pueblo para dicha contienda.

        Veamos pues el carácter económico de la convocatoria de estas propuestas.

        En estos documentos está implícito que la explotación capitalista consiste en precios altos, bajas remuneraciones, explotación de nuestros recursos por parte del capital foráneo, exoneraciones tributarias al gran capital, etc.

        Esto demuestra que estas propuestas tienen un error de partida, que es definitorio de la posición del Frente Amplio y de Unidad Democrática. Al ignorar, o escamotear, la esencia de la explotación capitalista, no pueden salir del marco del mismo capitalismo, y por lo tanto, sus propuestas se basan en reformas que únicamente proceden a maquillar esta forma histórica de explotación.

        Si la ley económica fundamental del capitalismo consiste en la extracción de plusvalía; la misma que es creada por el trabajador asalariado, quien recibe solo parte del nuevo valor que ha creado bajo la forma de salario, en tanto que la otra parte, creada por el mismo trabajador, va a parar a manos de los capitalistas bajo la forma de ganancia; entonces, el fondo del problema, lo que precisamente hay que atacar para resolver los problemas de pobreza, desigualdad, analfabetismo, delincuencia, etc., está precisamente en la propiedad privada de los medios de producción, que es lo que da derecho al sector minoritario de la población (burguesía) a explotar a la mayoría de la población (trabajadores asalariados, y demás formas de trabajadores).

        En sus propuestas, estas agrupaciones conciben el cambio dentro del capitalismo. Por ello no discuten la esencia de este sistema. En consecuencia, sus propuestas buscan reducir los males de este sistema pero sin desaparecerlos. Al no desaparecer, por ejemplo, el trabajo asalariado, seguirá habiendo explotación, pues seguirá habiendo ganancia, que es trabajo no remunerado. Que se lleve cabo el “Aumento y actualización permanente de la Remuneración Mínima Vital de acuerdo al costo de vida y la productividad”, como propone el Frente Amplio, o “El salario mínimo equivaldrá al promedio sudamericano y deberá aumentar en proporción al aumento de la productividad” como plantea Unidad Democrática, no pasa de ser un paliativo, pues seguirá habiendo explotación en tanto no se supere el sistema capitalista basado en la propiedad privada de los medios de producción.

La propuesta más radical de estos programas es: “Modelo económico alternativo al neoliberalismo, que rompa con la matriz primario exportadora y nos permita alcanzar el desarrollo del agro, la industria y la descentralización del país.” (Frente Amplio).

Estos Programas ligan el neoliberalismo al carácter primario exportador de nuestra economía. Sin embargo esto no es así, ya que esta característica de nuestra economía se inicia mucho antes de la aplicación de la política neoliberal.

La política neoliberal es una de las políticas del capitalismo, así como la política de mayor participación del Estado en la economía es otra de las variantes de la política económica capitalista. Es una política pendular, que se da alternativamente según las necesidades del imperialismo.

La política neoliberal consiste en la desregulación de la economía, es decir, en el retiro del Estado de la actividad económica, para que los precios en los diversos mercados (bienes, servicios, de dinero, laboral, etc.) se formen por la oferta y la demanda. Pero el mercado es la anarquía de la producción. Vale decir, que en el libre mercado cada productor capitalista, se guía por las ganancias que puede obtener; de tal modo que cuando estas aumentan, en determinado sector o actividad, resulta siendo un incentivo para los capitalistas que aumentarán la producción; pero esto provocará un exceso de producción, que reducirá los precios y las ganancias; por lo cual los capitales migrarán a otras actividades.

Esta situación provoca una serie de problemas, como por ejemplo la disminución de las remuneraciones, el aumento del desempleo, etc. Problemas que giran alrededor de los intereses de los capitalistas, en lugar de girar alrededor de los intereses de toda la sociedad.

Cuánto cambia la situación un modelo alternativo. La esencia seguirá siendo la misma; las oscilaciones en todos los precios seguirán presentándose, y los capitalistas invertirán en función de las utilidades que puedan obtener.

En una situación de crisis económica, con seguridad, un gobierno con un programa como el propuesto por el Frente Amplio o Unidad Democrática, se verá en la situación de proteger la economía, protegiendo al sistema capitalista; para lo cual se verá obligado a sacrificar a los trabajadores. Puesto que considera implícitamente que no hay otro sistema económico (por ello no hablan de socialismo), salvar la economía pasa por defender al capitalismo.

El contenido capitalista del Programa se constata también en el “[…] apoyo preferencial a las PYMES, cooperativas, pequeñas y medianas empresas rurales e iniciativas individuales, con créditos, asistencia técnica para la productividad y conexión al mercado […]”.

Hemos señalado en reiteradas oportunidades que este tipo de empresas, promovidas justamente al inicio del neoliberalismo, ha tenido como objetivo abaratar los bienes salario, para reducir el valor de la fuerza de trabajo; y para que las medianas y grandes empresas obtengas los insumos para la producción a menores costos, dado que ya no son responsables de los trabajadores, ahorrándose los derechos laborales. Esta política ha configurado una situación de sobre explotación de la clase obrera, que pasa a ser explotada por las medianas y grandes empresas de tal forma que no se conforman con explotar al padre, explotando a toda la familia, haciéndolos trabajar como micro empresarios; dado que para poder obtener utilidades, los emprendedores tienen que hacer trabajar a toda la familia (esposa e hijos) sin remuneración (trabajadores familiares no remunerados), la familia entera es explotada.

Las propuestas económicas del Frente Amplio y Unidad Democrática, se reducen a la promoción de la pequeña burguesía nacionalista. Estas agrupaciones, no obstante su auto denominación de izquierda, son frentes electorales de derecha. Son, en fin de cuentas, el ala izquierda de la derecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CREACIÓN HEROICA